¿Por qué a los gatos les gustan tanto las cajas?

¿Por qué a los gatos les gustan tanto las cajas?

Cuando te mudas, la indiferencia de tu gato es bastante común. Pero hay un objeto que seguramente despertará su interés. Sin importar el tamaño o la forma una caja siempre llama el interés del felino.

Para comprobarlo, coloque la caja en el piso, un juguete o un objeto decorativo y observe cómo su gato se dirige rápidamente a ella sin prestarle atención a los otros artículos. La ciencia aún no ha resuelto por completo este misterio felino. Sin embargo, se puede argumentar que la caja despierta en ellos instintos primitivos.

Recordemos que los gatos atacan en emboscadas y las cajas sirven tanto como refugio durante la caza y al mismo tiempo brindan protección. Pero esta no es la única explicación, es por ello que te hemos recopilado algunas de ellas.

Comodidad

Es difícil entender a un gato, ya que estos animales son difíciles de estudiar. Sin embargo, hay una cantidad significativa de investigaciones sobre el comportamiento felino realizadas en felinos de laboratorio que concluyen:

El gato se siente cómodo y seguro en espacios cerrados. Por lo tanto, en situaciones estresantes, una caja, o algo similar, puede tener un gran impacto tanto en el comportamiento como en la fisiología de un gato.

Barrera social

También es importante tener en cuenta que los gatos realmente no saben cómo resolver situaciones de conflicto ya que en su evolución no ha desarrollado estrategias para resolver conflictos como lo hacen otras especies.

Es decir, en lugar no suelen buscar soluciones, los gatos por lo general huyen de los problemas y la caja representa una zona segura, libre de ansiedad, hostilidad y atención no deseada.

Temperatura

Además de las cajas, muchos gatos eligen otros lugares extraños para descansar como podrían ser zapatos, tazones, bolsos, tazas de café y otros espacios reducidos. Se cree que se hace por que la temperatura del ambiente no es la adecuada para ellos.

Gracias a un estudio realizado en el 2006 se determino que la temperatura ideal para un gato es de 30 a 36 grados y en estos lugares estrechos pueden aumentar rápidamente el calor que necesitan. Además, el cartón corrugado es un aislante que ayuda al felino a retener el calor.


Comentarios