¿Las vitaminas en exceso pueden ser dañinas?

¿Las vitaminas en exceso pueden ser dañinas?

Las vitaminas son sustancias de suma importancia para el ser humano, ya que cumplen funciones importantes en el organismo.

Usualmente, éstas se obtienen de alimentos de origen vegetal y animal, aunque es común que se ingieran como complementos a través de píldoras y otros tipos de suplementos. Pero todo en exceso es dañino, y las vitaminas no son la excepción a esta regla.

Consumir vitaminas en exceso puede dar origen a un trastorno conocido como hipervitaminosis, que se trata de una acumulación excesiva de estas sustancias en el organismo, lo cual puede llegar a ocasionar problemas de salud importantes.

Especialmente, las vitaminas incluidas dentro de la clasificación de liposolubles, pueden llegar a acumularse en los tejidos adiposos del organismo e incluso en el hígado, ya que éstas son insolubles en agua y se pueden metabolizar en sustancias tóxicas.

Dentro de estas vitaminas liposolubles se encentran las vitaminas A, D, E y K, que pueden originar problemas de salud importantes de acuerdo al grado de acumulación de éstas en el organismo.

Problemas específicos relacionados al consumo en exceso de vitaminas liposolubles

Entre los problemas de salud asociados al consumo excesivo de vitamina A se pueden mencionar dolencias, fatiga y nistagmo, que es un movimiento involuntario de los ojos. Recordemos que la vitamina A se asocia directamente a la salud visual, pero en exceso puede llegar a ser dañina.

Otra de las vitaminas del grupo de liposolubles es la D, que se asocia directamente a la absorción de calcio en el organismo. Pero un consumo mayor a lo recomendado de vitamina D puede desencadenar una producción descontrolada de calcitonina, que es la hormona encargada de regular la cantidad de calcio en la sangre.

Al ser una vitamina relacionada directamente al sistema endocrino, puede desencadenar problemas serios en distintos órganos debido a un desequilibrio hormonal. Los problemas más leves pueden ser dolor de cabeza y diarrea, pero pueden escalar hasta convertirse en problemas mayores como el retraso en el crecimiento, y fallos en órganos importantes como el hígado, corazón y vasos sanguíneos.

En lo referente a la vitamina E, no se conocen efectos muy serios en el organismo, ya que su funciona a nivel fisiológico es menor que otros tipos de vitaminas; sin embargo, no se recomienda su consumo en exceso.

Mientras que la vitamina K puede generar diversos problemas adversos, dependiendo de la variedad que se use. En el caso de la vitamina K1 las reacciones pueden ser más leves, como enrojecimiento facial, aunque también se pueden presentar casos de disnea.

Por su parte, el consumo de vitamina K2 en exceso se ha visto relacionado a enfermedades más graves, como ictericia, daños en las membranas mucosas, problemas hemolíticos y hepáticos. Además, es causante de un tipo de parálisis cerebral que se produce en recién nacidos, conocida como kernícterus.

Prevención

Por todos los motivos expuestos anteriormente, no debes tomar vitaminas sin la correcta indicación médica, ya que como puedes notar, el consumo de vitaminas en exceso puede ser sumamente dañino para tu salud.


Comentarios