¿Apostar o no apostar online?, he ahí el dilema

¿Apostar o no apostar online?, he ahí el dilema

El mundo de las apuestas en vivo por medio de Internet siempre despierta suspicacias.

Ocurre que las personas se sentían más confiadas con el viejo sistemas de las “casas de apostadores”. Es decir, la existencia de un local donde pactaba lo apostado. A cambio de dar el dinero que se ponía en juego, la gente recibía un certificado con el cual cobraba el premio en caso de ganar.

No obstante, la “casa de apuestas” ―el establecimiento físico, oficina, taquilla o sitio donde se sellaba la apuesta― tiende a desaparecer ¿Y qué sucede ahora? Pues, se incrementan las páginas web donde los apostadores realizan sus jugadas. Digamos que aún existe cierta desconfianza por ese mundo abstracto y digital, donde no hay nadie con quien hablar frente a frente. Todo se hace llenando cuestionarios, haciendo clics, así como confiando en la reputación de una página web.

Digamos que es entendible semejante resistencia por parte de quienes han vivido con las apuestas convencionales. No obstante, las nuevas generaciones si están más dispuestas a aceptar recientes tecnologías. Sin mayores quejas, quienes han nacido en el mundo informático dan clic a la opción apostar desde sus móviles u ordenadores. Igualmente, emiten y reciben pagos de apuestas por transferencias, con los procesadores de pago (Paypal, Uphold, Payeer, Skrill, etc.), o bien las muy populares criptomonedas.

Para entender mejor el negocio de las apuestas por Internet, veamos ciertos ejemplos. Ocurre que lo típicos de juegos donde se arriesga dinero han ido entrando en el escenario web. En caso, la adaptación a las nuevas plataformas ha tenido sus peculiaridades.

Las apuestas deportivas

Aquí tenemos un tema un tanto complicado, púes existen países donde se prohíbe apostar en eventos deportivos. Un ejemplo al respecto es el del beisbolista Pete Rose, en Estados Unidos. No obstante, también existen apuestas legales respecto al deporte.

Hay portales web donde hacen estas apuestas, las cuales son muy populares en redes sociales. Hay que recordar que las lides deportivas son públicas y con bastante propaganda. Estas apuestas son comunes entre la población joven, misma que suele comentarlas y hacerlas por medio de Instagram, Facebook y Twitter.

Honestamente, las apuestas de índole deportiva son las menos reglamentadas en la web. Por eso, se recomienda tener mucho cuidado. Hay muchas organizaciones ilegales que las organizan. Igualmente, es una actividad que siempre ha sido vista con resquemor por las autoridades y organizadores deportivos. 

Carreras hípicas

Hay que hacer mención a las competencias de velocidad que involucran a jinetes y caballos. Los hipódromos siempre han gozado de permiso para las apuestas. Incluso, quienes crían equinos de competencia lo hacen para ganar dinero apostando por sus animales.

Las carreras hípicas suelen depender una institución que las abandera. Los institutos de hipódromos suelen reglamentar las apuestas. Incluso, las promocionan ya que buena parte de sus ganancias dependen de esta actividad. Por esta razón, las carreras de caballos han ido incorporándose con buen pie en el mundo digital. Se puede aseverar que el mundo hípico es bastante seguro y protege a los apostadores online.

Los casinos digitales

Los casinos han tardado en aceptar el universo online. Basta con recordar que una visita a la ciudad de Las Vegas refiere el envite, la diversión, los bares y vida nocturna. En dado caso, la renovada actividad de los casinos en Internet obliga a crear páginas web con comunidades de apostadores.

Sucede que la web de un casino digital es muy diferente a la de una lotería. Un casino es para competir. Existen mesas de jugadores de cartas, de dados, los juegos de ruletas y hasta las máquinas tragamonedas recreadas en pantallas digitales. Son portales donde más que ganar y tener suerte, lo que importa es pasar un rato divertido. 

Las loterías

Tal vez, éste sea el primer formato de apuestas que se aferró a las palestras de la web. En buena medida, la rapidez y dinámicas de las loterías catapulta esta situación. No hay que olvidar que estas loterías son diarias, incluso con hasta dos y tres sorteos por jornada.

Los mismos jugadores de loterías parecen sentirse más conformes con el formato digital. Pueden ver los resultados diarios en sus teléfonos digitales. También, comprar los números de la lotería desde la comodidad de sus dispositivos móviles, sin necesidad de ir a cada instante a una agencia.

Además, las loterías nunca han necesitado de un ritual ni lugar específico. Los jugadores solo desean saber el resultado del sorteo. Es un caso diferente a los casinos, los cuales junto con la actividad de apostar conllevan actividades sociales y de entretenimiento.

Por lo antes dicho, los casinos online ofrecen pagos solo a sus jugadores suscritos. En cambio, no es necesario pagar membresías en las loterías. Basta registrarse.

¿Apostar o no apostar online? La respuesta depende de muchos factores. En dado caso, hay que optar por actividades legalmente para permitir jugadas donde se arriesga dinero. También, páginas web de apuestas con buena credibilidad y respaldadas por una institución reconocida. 


Comentarios